miércoles, 16 de junio de 2010

ANIMALES SALVAJES




El más pequeño de los córvidos europeos. Característicos tonos grisáceos en el dorso. Alas azuladas como su larguísima cola. Vientre blancuzco. Capirote negro muy visible. Vive en los bosques mediterráneos y de coníferas en latitudes medias en Iberia.



Debido a que la ardilla saquea con cierta frecuencia los nidos de la aves, los rabilargos de una colonia atacan ininterrumpidamente a estos roedores en cuanto se aproximan a sus nidos. En la defensa pueden participar todos los componentes del grupo colonial. Suelen usar el sistema defensivo flock, que consiste en la agrupación de un número elevado de individuos con intención de oponer la masa del bando a la acción de los predadores. Sus nidos son de menos sofisticación que los del resto de los córvidos debido a que confían en la defensa comunal para la seguridad de sus colonias.



Después de un estudio hecho sobre una colonia de rabilargo a 1250 m de altitud se observó que el árbol preferente para depositar sus nidos era el pino negral y que la mayoría estaban orientados hacia el este. Los nidos solían estar pegados al tronco a una altura de 7 m respecto al suelo y que había aproximadamente un nido cada 500 metros cuadrados.

CHIMPANCÉ

Son extremadamente inteligentes, Pan troglodytes es su nombre científico, solo nos basta con mirar la foto para comprender que si pudieran hablar tendrían muchas cosas que decirnos. Son capaces de elaborar y usar instrumentos tales como palos, tallos de hierbas o esponjas hechas a partir de hojas y cortezas previamente masticadas. Los chimpancés los utilizan para agrandar los nidos de los insectos y extraer las termitas y las hormigas o para romper la cáscara de los frutos que suelen comer. Los machos también emplean palos y piedras en demostraciones de agresividad. El chimpancé sólo se diferencia del hombre en un 1% del material genético y es nuestro pariente más cercano.

Subscríbete a Animales salvajes y recibirás información periódicamente

El conjunto de los seres vivos que pueblan la tierra no viven aislados, sino que están sujetos a una compleja red de relaciones que aseguran su supervivencia y desarrollo.

El hombre necesita de los recursos que le ofrece la naturaleza tanto como cualquier otro ser vivo, por consiguiente debe protegerla y amarla para asegurar su continuidad y equilibrio.

El conocimiento y el respeto por los frágiles ecosistemas son vitales para el bienestar del planeta, los pueblos aborígenes del mundo han desarrollado a lo largo de muchos siglos un juicioso equilibrio entre sus necesidades y la protección de la naturaleza. En las fotos siguientes podemos ver la belleza de los animales en libertad, y con ello darnos cuenta que debemos
luchar con todas nuestras fuerzas para evitar su extinción.



Preservar la naturaleza es en definitiva preservar la belleza. Proteger cada planta, cada insecto cada ser vivo es dar un sentido único a nuestra vida. Por eso desde estas páginas queremos hacer una llamada a la sensatez y a la ética, si con ello conseguimos transmitir estos sentimientos nos daremos por satisfechos. Si cada persona que nos visite adquiere un compromiso de defensa de la naturaleza y del medio ambiente todo nuestro esfuerzo habrá valido la pena.



TIGRE BLANCO

Los tigres isleños son más pequeños que los continentales, y los que habitan en zonas muy cerradas y cálidas más oscuros que las poblaciones norteñas o de mesetas y montañas. El color del tigre ostenta un fondo que va desde el crema pálido de los tigres siberianos al rojizo amarillento de los isleños. Las rayas oscuros, siempre asimétricas, varían mucho en intensidad y profusión entre unas y otras razas e incluso entre los mismos individuos. Los menos rayados son los tigres norteños. Los más abigarrados los de las islas del sur. Resultan una excepción cromática los tigres blancos de la India, relativamente comunes en el principado de Rewa. Estos hermosos animales presentan un fondo blanco cremoso con rayas grisáceas o de color carbón. Y no pueden considerarse albinos porque sus ojos son de un hermoso azul verdoso. Parece que se trata de una variedad muy clara.




La mordedura del monstruo de gila puede ser muy peligrosa

Los monstruos de Gila son animales salvajes que muerden a su víctima y se aferran a ella, rodando sobre la espalda para que el veneno fluya al interior de la herida y masticando para infligir heridas aún mayores. El veneno que estos animales usan principalmente para defenderse, es segregado por glándulas situadas en la mandíbula inferior y fluye al exterior a través de unos surcos presentes en los dientes, atacando los centros nerviosos que controlan el corazón; la mordedura de este animal salvaje puede ser peligrosa para el ser humano. Los monstruos de Gila comen pequeños animales como roedores, hormigas y huevos de otros reptiles salvajes del desierto. En cautividad han mostrado gran afición por los huevos de serpiente y de otras especies de lagartos salvajes.



El lobo gris es uno de las especies más antiguas de la tierra - lleva más de 100.000 años viviendo en este mundo. Antes vivía en la mayor parte del hemisferio norte y, aparte del ser humano, el lobo ha sido el mamífero más extendido en el mundo durante toda la historia. De hecho los lobos viven en casi todos los sitios del mundo excepto en los bosques de lluvia tropicales y los desiertos.

El lobo vive de 6 a 12 años dentro de un territorio establecido que "pertenece" a su manada y que normalmente comprende entre 150 a 300 km2 . Marca su territorio mientras pasean, a través de unas glándulas en el pie que emiten un olor, y con su orina. El lobo tiene unos vaso sanguíneo en sus patas que controlan su temperatura corporal e impide la formación de bolas de hielo entre sus pies, incluso durante el invierno.

Los lobos son animales muy sociables. Viven, viajan y cazan en grupos muy organizados, normalmente de 6 a 12 animales. Cada grupo tiene una pareja dominante cuyo macho domina a los machos la hembra a las demás hembras.

La pareja dominante suelen ser los únicos del grupo que tengan cachorros. Unos tres semanas antes de parir, la hembra escarba un túnel en la tierra creando un refugio. Una vez dé luz a sus cachorros, se queda allí con ellos hasta que cumplan de 8 a 10 semanas. La hembra debe escoger con mucho cuidado dónde hacer el refugio, en un sitio donde los demás lobos del grupo puedan cazar y defender sin problema, y que esté cerca de una fuente de agua.

Los lobitos toman solo leche durante un mes y luego comen comida pre-dirigida por otros miembros del grupo. A veces los cachorros se levantan una patita para pedir comida.

Cuando los cachorros son todavía muy pequeños, otros lobos de la manada hacen de "babysitter", cuidando a los pequeños cuando la madre se va a beber agua, hacer ejercicio o hacer sus necesidades.




El pingüino emperador es el más alto de todo los pingüinos. Estos utilizan las adaptaciones psicológicas y la cooperación para poder vivir en un entorno tan duro, en el que pueden llegar a soplar vientos de hasta -60 ºC. Se agrupan entre ellos para evitar el viento y mantener una temperatura agradable. Los individuos van cogiendo turnos, en los que una vez ya se han calentado en el interior del grupo, se mueven a la zona exterior con la finalidad de proteger al grupo, y dejar que otros miembros que antes estaban en el exterior, disfruten ahora del calor del grupo.

Los pingüinos emperador pasan la mayoría del tiempo del largo invierno en hielo abierto. Las hembras depositan un huevo, y pronto lo dejan para empezar a cazar. Dependiendo de la extensión de hielo en la que se encuentren, las hembras tienen que viajar unos 80 kilómetros para encontrar el océano abierto, donde podrán alimentarse de peces, gambas y calamares. En el agua, los pingüinos son capaces de meterse bajo el agua más de 500 metros y de aguantar más de 20 min. sumergidos.

Los machos cuidan los recién puestos huevos, pero no e sientan sobre ellos, sino que los balancean y los envuelven como si un saco de plumas se tratase. Durante dos meses los pingüinos macho no comen nada y están a merced del tiempo. Una vez llegan las hembras, regurgitan la comida que le dan a sus crías, mientras el macho se dirige al océano para coger comida para él. Las hembras protegen sus crías con su cuerpo, ya que si no lo hiciesen, morirían de pocos minutos. En diciembre, el verano antártico empieza a romper el hielo, el agua aparece, y los jóvenes pingüinos están preparados para nadar y cazar en por su propia cuenta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada